C/ Eulogio Oscariz s/n, 50830 Villanueva del Gállego, Zaragoza
876 115 019

Vino blanco vs. Vino tinto

¿Es el vino blanco tan saludable como el tinto? ¿Cómo se elabora el vino blanco y por qué tiene ese color? ¿Por qué el sabor es tan diferente? La mayoría siempre tiene un favorito, aunque hay ocasiones que exigen la elección de uno frente al otro.

Como es evidente, la uva tiene un valor determinante en la naturaleza del vino. Los vinos tintos se elaboran con uvas tintas (como Pinot Noir, Cabernet, Sauvignon, etc) y los vinos blancos con uvas blancas (Pinot Gris Chardonnay, etc.).

Vinificación

Si bien ambas pulpas son incoloras, su piel no. Y será durante el proceso de maceración del tinto cuando la uva le otorgue su color. Tras la vendimia, se procede a la elaboración de los tintos en bodega, donde se utilizan diferentes procesos y donde podremos comprobar las mayores diferencias entre estos dos vinos. Ahí será donde el tinto pase a fermentarse con la piel de la uva y las semillas, que le dotarán de su particular tonalidad.

Los vinos blancos, por su parte, se fermentan sin la piel y las semillas de las uvas blancas. Si bien es cierto, existen en el mercado vinos fermentados con la piel y semillas de las uvas blancas, que dotan a éstos de un tono anaranjado (Orange Wine) y con un sabor más parecido al vino tinto. Es una técnica todavía rara de ver.

Otra de las principales diferencias entre tinto y blanco en cuanto a los métodos de vinificación es su oxidación. En general, los vinos tintos estarán dotados de mayor estructura y denotarán sabores aterciopelados, más suaves, mientras que los vinos blancos aportarán más acidez y sabores frutales.

lograr todo esto, encontraremos dos métodos de fermentación diferenciales, principalmente y hablando de manera genérica. Por un lado, las barricas de roble, que permitirán la entrada de oxígeno en el vino provocando que esas notas frutales se pierdan. Y por otro lado, encontraremos los tanques de acero, que se utilizarán para todo lo contrario, para evitar que el vino quede demasiado expuesto al oxígeno, asegurando de esta manera sabores frutales y florales. También existen otros depósitos de fermentación de vino, como el depósito de hormigón y el de barro o arcilla, todo dependerá del resultado que se quiera conseguir.

Generalmente, las variedades de uva que se destinan a vinos blancos se cosechan antes que las tintas, tienen un menor grado de madurez y en consecuencia dotarán a los vinos blancos de un mayor nivel de acidez.

Otra de las diferencias que encontramos en la elaboración de ambos es la temperatura de fermentación. Para el vino blanco ésta se realizará a una temperatura aproximada de entre 17 a 19 grados centígrados. Mientras que para el vino tinto encontraremos que la temperatura alcanza hasta los 24 o 26 grados centígrados, incluso podría llegar a situarse en una temperatura de 30 grados.

¿Cuál es más saludable?

Es evidente que en este artículo hablaríamos también de los diversos valores nutricionales que nos aportan tanto blancos como tintos.

La primera, y quizá menos complaciente si eres partidario del tinto, es que éste cuenta con una concentración algo mayor en el número de calorías que el blanco. El tinto no solo supera al blanco en este apartado, pues cuenta con mayores niveles de alcohol y un mayor porcentaje de minerales en su composición, destacando su concentración de potasio.

Tanto el vino tinto como el blanco tienen propiedades antibacterianas, pero el primero es el que cuenta con mayor número de compuestos antioxidantes que podemos encontrar en la naturaleza.

No existe ningún estudio que demuestre que uno sea superior al otro o que lo que aportan al cuerpo humano varíe en demasía. Lo que es seguro es que en nuestro país las posibilidades de disfrutar de variedades  tanto de vino tinto como de vino blanco son infinitas.

Sabiendo todo esto, la elección solo dependerá de uno mismo y de lo que le pida la situación para la que será elegido el producto. Sí que es cierto que son muchos los que afirman que prefieren el tinto ya que les sienta mejor que el blanco, probablemente por sus niveles de acidez. O que consideran que el segundo no es merecedor de servirse más allá de en una cena plagada de marisco.

Lo que sin duda es cierto es que en Bodegas Larre podrás disfrutar de los mejores vinos tintos de Aragón con los que sin duda acertarás en cualquier comida o cena.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies